miércoles, 14 de abril de 2010

Frases de padre

Hoy en la comida hemos estado hablando de lo pesados que se han vuelto nuestros padres con la edad. Hemos llegado a la conclusión de que hay frases exclusívamente de padre y que las comparten entre ellos sin ser conscientes.

Cuando me voy de viaje mi padre, por ejemplo, siempre me dice que tenga cuidado porque "las carreteras están muy mal". Así en general. Desde las comarcales hasta las de peaje: absolutamente todas están mal. Y eso que sabe que me voy por autovía. Luego suele apostillar "con estos hielos ten mucho cuidado" La última vez que me dijo eso hacía sol y el termómetro del coche marcaba 9 grados, lo prometo.

Otra frase típica es "ve tranquilo, que más vale perder un minuto en la vida que la vida en un minuto". Esa es la que más odio porque está tan gastada que da rabia que tu padre no sea más original.

Papachuikov tiene otras manías de las que no es plenamente consciente, a pesar de las discusones. En un viaje Granada-Madrid es capaz de recordarte 5 o 6 veces la frase: "Chuikov, vas muy pegado a la raya del centro. Un día te van a dar una hostia". Si se monta en el coche un més después te lo volverá a repetir cada 40 minutos o 70 kilómetros.

Otra de sus obsesiones son las revoluciones del motor a primera mañana. Bueno, no las de cualquier motor, sólo las del mío.

Papachuikov: Chuikov, el secreto para que te dure un motor, y más si es diesel, es que no le pegues acelerones recién arrancado". (Trigesimocuarta vez que me lo ha podido decir desde que que tengo coche)
Chuikov: Vale, papá
Papachuikov: ¡Vale papá pero lo llevas a 2 mil revoluciones! (el cuerpo me pide hacerle una rima pero soy un hijo educado)
Chuikov: Joder papá, que estamos en mitad del cuestón. Si le meto tercera nos tienen que recoger allí abajo.
Papachuikov: tú sigue así que verás lo que te va a durar el motor.
Chuikov: 230.000 kms y sin averias.
Papachuikov: pues me parece rarísimo porque tal y como lo llevas... y bla bla bla bla, porque los diesel en frío, bla, bla, bla, y entonces el aceite del motor no ha cogido temperatura, bla,bla,bla

He llegado a la conclusión de que mi padre hace los primeros 3 kílometros de cada mañana empujando el coche.

Otra de sus obsesiones es preguntarte cómo te va algo que él te ha regalado. Me regaló un móvil con sus puntos y cada vez que me llamaba el final de la conversación siempre era: "¿qué tal te va el móvil?" "Cojonudo papá" "¿Va bien, en serio?" "Sí, sí, de verdad. Como la seda. Muchas gracias". Esta conversación se le borra al instante de su mente. Es una especie de memento porque la semana siguiente se despedirá. "¿Qué tal te va el móvil?" Que te dan ganas de responder: "Pues cojonudo. Muy regular, igual que la semana pasada, la anterior y si no se me olvida en el taller cuando me cambien el motor del coche seguirá siéndome muy útil"

De todas formas, hoy hemos llegado a la conclusión de que una de las frases de padre más universales es: "Si en la carretera ves muchos camiones parados delante de un bar para. Ahí dan bien de comer".

5 comentarios:

Música dijo...

en las chicas priman más las frases de madre, yo de lo de la carretera y el coche me libro pq no conduzco, pero a veces cuando voy con alguien tb se me dice y yo para que se quede tranquila le digo que comunicaré su mensaje.
En esto de las frases la que gana es mi abuela: me ve con chocolate: "sin pan te lo vas a comer?", cuando llueve mucho: "reina, q he visto en la tele que Málaga está en alerta naranja", abuela no te preocupes que estoy bajo techao". Y en mi madre últimamente noto que me repite las mismas cosas como tu padre con el mv y cuando yo lo hago (debe ser una tara familiar) me dice: "ay que ver hija mía que no te vas a enterar nunca", que apasionante la comunicación familiar a veces....

Mery Fence dijo...

Todavía recuerdo el día, poco después de sacarme el carnet de conducir, en el que paré el coche en el arcén en Mojácar y le dije a mi padre: "papá, te quiero mucho, pero como no te calles te juro por dios que te dejo aquí tirado en mitad del desierto". Nunca más volvió a darme la brasa con el coche. Para lo demás, tengo suerte porque mis padres no son nada pesados.

Pecosa dijo...

El equivalente en la ciudad de los camioneros en los bares de carretera es el de los paletas en los bares de menú. Mi padre es de los que va a esos porque "siempre se come bien". (Y no suele equivocarse, las cosas como sean).

Qué risa la conversación en el coche. Desde luego los padres no se dan cuenta, pobrecicos.
Excepto en esto del coche (porque no tengo) me siento muy identificada. Últimamente mi padre tiene un brote de amor-proteccionismo que es muy bonito, pero que a veces se ponen de un pesao...

Loco dijo...

Frases familiares tenemos todos. Algunas mías:

'Cuando vayas a comer a algún sitio mira el toldo. Cuanta más mierda, mejor sabe la comida'

'Cuando llegues a ..... llámame' (los puntos suspensivos suele ser casi siempre la vuelta de la esquina)

Y mi favorita:

'Antes de sentarte en una terraza de bar, mira si la gente deja propina'

En lo del coche me salvo ya que ambos no conducen y no tienen de idea.

La Semana Fantástica dijo...

¿Cuáles serán nuestras frases repetidas? Seamos o no padres, me temo que también nos repetimos como salmorejos pasados de ajo...

Lo del toldo y la propina me parece colosal, Loco.